Cabildo y ayuntamientos de La Palma trabajarán de forma coordinada con Cáritas la realidad de las personas en situación de sin hogar en la Isla

sin hogar la palma

Tras el camino iniciado por Cáritas en el año 2016 para hacer frente a la creciente problemática de las personas sin hogar, una realidad prácticamente desconocida en la Isla hasta entonces, el Cabildode La Palma ha decidido dar un paso al frente y de forma coordinada con los ayuntamientos y esta ONG pondrá en marcha un programa consensuado de acciones para la atención e inserción de estas personas. Esta iniciativa es fruto del encuentro que coordinó recientemente la consejera insular de Asuntos Sociales, Jovita Monterrey, con técnicos de su área, el personal de Cáritas Diocesana y representantes de los catorce municipios de La Palma.

En el marco de esta reunión, se abordó el resultado del trabajo que lleva desplegado Cáritas a través del proyecto de atención integral para personas sin hogar. Con la creación de la Unidad Móvil de Atención en Calle, la ONG realizó un diagnóstico de forma coordinada con los servicios municipales, cuya última actualización arroja la cifra de 70 personas sin hogar en La Palma. Personas que viven una situación de extrema pobreza y dada la carencia de recursos que padecen residen en cuevas de la costa y barrancos; vehículos estacionados de forma permanente; antiguas construcciones abandonadas y de baja seguridad habitacional; casetas de campaña en la playa; en locales comerciales o sociales, e incluso zonas pertenecientes a iglesias y la mezquita.

Cáritas ha intervenido ante esta problemática social con sus recursos, hasta el punto de que llegó a temer que el proyecto se viniera abajo por falta de financiación pública, tal y como informó este periódico en su momento. Con este programa, la ONG ha logrado avances con sus usuarios, dando cobertura económica a sus necesidades básicas de forma continuada, así como la asignación de médicos, mediante la coordinación con el Servicio Canario de Salud.

Una realidad social que era mirada con cierto escepticismo por parte de las administraciones públicas, que no terminaban de aceptar que esta grave problemática social había aparecido en la isla de La Palma. Una circunstancia que ahora parece que ha tornado y han dado un paso para actuar de forma coordinada. Jovita Monterrey asegura que “el Cabildo es sensible a esta realidad y a las complejidades que suelen presentar cada uno de los casos individuales por distintos motivos”. Asimismo, indicó que “apostamos por hacer un análisis sosegado de la situación y, de forma coordinada con Cáritas y los ayuntamientos, propondremos y programaremos alternativas para luchar contra cualquier tipo de exclusión social”.

 

                                                                                                                                                                  Publicado en el periódico Diario de Avisos