Cáritas Diocesana de Tenerife alerta del aumento de mayores sin hogar y la preocupante situación de los retornados de Venezuela

venezolanos retornados

El presidente de Cáritas Diocesana, Leonardo Ruiz del Castillo, mostró la semana pasada su “preocupación” por el alto precio de los alquileres y la situación de los inmigrantes y canarios retornados de Venezuela. En declaraciones a los periodistas tras reunirse con el presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, Ruiz del Castillo comentó que “muchos mayores” en las Islas con pensiones no contributivas están pasando a situación de “sin hogar” porque es “imposible” que accedan a un alquiler en condiciones económicas dignas. Sobre los retornados de Venezuela, comentó que hay prestarles ayuda en correspondencia con lo que hicieron con el pasado con los canarios que emigraron. “Cuando llegaron los canarios se les recibió con los brazos abiertos, se les dio trabajo y muchos salieron adelante”, apuntó. Así, recalcó que sin la colaboración de las instituciones es “imposible” resolver los problemas sociales, porque Cáritas se sostiene con las aportaciones de los ciudadanos y la Iglesia pero también precisa de fondos públicos.

“Tenemos que colaborar entre todos”, arguyó, resaltando que la subida de las pensiones es competencia del Estado, por ejemplo. Fernando Clavijo, por su parte, destacó el papel de organizaciones como Cáritas porque sin ellas “no se podría” resolver problemas de forma “inmediata y rápida”, ya que “están a pie de calle, en la trinchera”. Lamentó que se consolide la figura del “trabajador pobre” en Canarias que no “puede vivir con un salario”, y sobre el alto precio de los alquileres, advirtió de que el alquiler vacacional “distorsiona” el mercado y no es economía colaborativa. Clavijo anunció la firma de un convenio con Cáritas para acometer obras en inmuebles de la asociación con las que resolver “problemas estructurarles”, y ha dicho que la solución para los más de 2.000 canarios retornados de Venezuela que no cobren su pensión pasa por que se puedan beneficiar de la Prestación Canaria de Inserción (PCI). Asimismo, comentó que ahora se da el “momento idóneo” para que el Estado impulse una subida de las pensiones no contributivas, muy numerosas en las islas, porque es una coincidencia programática con el PSOE.

Dependiendo de las circunstancias familiares, la PCI va desde los 300 a los 500 euros aproximadamente, precisó el presidente, quien manifestó que muchos venezolanos retornados “son españoles y son canarios”. A este respecto, el presidente de Cáritas Diocesana reconoció que una de las mayores preocupaciones de la organización es “la cantidad de gente que está viniendo de Venezuela, no solo venezolanos de origen sino canarios retornados”.

Otro de los graves problemas que afronta Cáritas es la demanda de alojamiento de “muchas” persones mayores de 65 años con pensiones no contributivas, a las que les es imposible acceder a un alquiler con una pensión de poco más de 300 euros. Leonardo Ruiz dijo que Canarias registra el mayor número de pensionistas no contributivos del Estado, sobre todo mujeres que han trabajado toda su vida en el campo sin cotizar, detalló. Clavijo señaló que este problema que afecta a los pensionistas habrá que resolverse con el Gobierno central y ha añadido que espera que ahora, que gobierna el PSOE, sea más fácil que se suban las pensiones no contributivas hasta al menos la cuantía de un salario mínimo interprofesional.

 

                                                                                                                                                                        Publicado por la agencia Europa Press