Cáritas Diocesana de Tenerife apela al “compromiso” de la sociedad para cambiar el mundo

Puzzle Tu compromiso mejora el mundo

“Tu compromiso mejora el mundo”. Este es el lema de la Campaña Institucional que desarrolla Cáritas a nivel confederal, una invitación a entender la vida desde el compartir, creando fraternidad. Y es que, “ante el vértigo que nos genera este mundo en caos donde las injusticias, el sufrimiento y el desprecio continuado por los derechos humanos son el pan cotidiano, no podemos ocultarnos entre cuatro paredes para seguir haciendo lo de siempre”. “Elegir vivir como personas comprometidas y seguidoras de Jesús de Nazaret es arriesgarse a vivir y a hacer posible para otras la Buena Aventura del Reino de Dios aquí y ahora, abrir nuestras casas, nuestras mentes y, sobre todo, nuestras vidas para dejarnos sanar el corazón y curar las heridas de quienes acusan la pobreza de las periferias sociales”.

En este sentido, participantes, voluntarios y personal de la entidad diocesana han construido este mediodía un simbólico puzzle de 2 x 3,5 metros en la Plaza de la Candelaria de Santa Cruz de Tenerife, cuyas piezas han servido de invitación a la ciudadanía a comprometerse en la mejora de las condiciones de vida de los más vulnerables. El mismo acto también se celebró de forma simultánea en Los Llanos de Aridane, en la isla de La Palma, y se replicará en los próximos días en distintos municipios de la isla de Tenerife.

“El compromiso desinstala, descoloca y desestabiliza nuestra seguridad. Nos saca de la zona de confort y nos pone en comunicación con el mundo. El compromiso sale al encuentro de otras personas que pasan por el camino, lleva a encargarse y cargar con el sufrimiento de la gente”, como decía Ignacio Ellacuría. Este ejercicio requiere “valentía, creatividad, denuncia y acción”. Descubrir que las personas más vulnerables son lugar de encuentro con Dios identifica el talante, la mística y la espiritualidad en la que debe beber cotidianamente quien se encuentra inmerso en la acción socio caritativa de la Iglesia.

La responsabilidad y la propuesta de la institución diocesana en este sentido es “ir haciendo posible otra forma de sociedad e ir haciendo nuevos planteamientos en los que es necesaria y urgente una transformación política, un cambio en el modelo económico y una transformación en el corazón de las personas”.

Cáritas Diocesana de Tenerife, que lleva más de medio siglo trabajando por los colectivos más vulnerables de la provincia, atendió a cerca de 16.000 personas el año pasado a través de las parroquias y de sus diferentes proyectos y recursos.