Cáritas Diocesana de Tenerife forma en Artes Gráficas y Confección Textil a una veintena de personas desempleadas con dificultades de inserción laboral

Confección Textil

La vida de Omaira ha dado un giro de 360 grados en los últimos meses. Sin apenas formación ni trabajo, su rutina se limitaba a las labores de su casa y a cuidar de su hijo. Desde el pasado mes de enero, esta tinerfeña es una de las participantes en el itinerario formativo de “Confección, diseño y customización textil”, que desarrolla Cáritas Diocesana de Tenerife gracias a la ayuda de la Fundación Mapfre Guanarteme y el Fondo Social Europeo. Para Omaira, el proyecto le ha aportado conocimientos básicos en el sector textil, tanto en lo que se refiere al conocimiento de las telas como a la hora de coser y diseñar, algo de lo que reconoce que “no tenía ni idea”. “En general, me gusta todo lo que estamos aprendiendo, sobre todo porque ahora tengo más expectativas de futuro, me lo imagino diferente”, explica Omaira, quien reconoce que también ha ganado “más seguridad” en sí misma, no solo a nivel profesional, sino en lo personal, porque “ahora me veo capaz de hacer muchas cosas que creía que nunca podría hacer”.

Como ella, una veintena de personas, la mayor parte desempleadas mayores de 45 años y menores de 30 con escasa formación académica participan en el proyecto “Mila”, que entre otras acciones realiza dos itinerarios formativos: el referido de “Confección, diseño y customización textil” y otro de “Artes Gráficas”. Ambas formaciones tratan de responder a las demandas del mercado, dando una alternativa de formación profesional a personas desempleadas que quieran emplearse en el sector textil o en el de las artes gráficas. Dicha oferta formativa proporciona una formación teórico-práctica y especializada, que capacita a las personas participantes en el desempeño de la profesión, dotándoles de los conocimientos y habilidades para prestar diferentes servicios.

Además de adquirir las competencias personales y profesionales necesarias para conseguir y mantener un empleo, el alumnado aprende el funcionamiento y organización de los diferentes puestos de trabajo en el sector, y son formados también en materia normativa y de legislación básica sobre los protocolos de seguridad del ámbito de las artes gráficas y la confección textil.

Para Alejandro, alumno del itinerario de Artes Gráficas, el proyecto es “una oportunidad de aprender en un entorno práctico, con un grupo más reducido y, por tanto, en un ambiente más ameno”. “Con lo que estoy aprendiendo y compartiendo puedo desarrollar nuevas habilidades, a la par que veo la realidad del mundo laboral”, recalca. Como Alejandro, los participantes reciben un acompañamiento continuo durante la formación, donde tras una evaluación competencial, cada persona decide las acciones a desarrollar teniendo en cuenta su situación social, así como su formación y experiencia laboral, sus competencias, actitudes y motivaciones de cara a conseguir un empleo.

“Indudablemente, la aportación que nuestro alumnado hace al proyecto es mucho más necesaria y beneficiosa de lo que ellos creen. Tratamos que la formación y los contenidos sean una forma de expresión en la que todos participamos y nos retroalimentamos”, explica Eva Martín Peña, docente del taller de Artes Gráficas. “Para ello, estamos en constante búsqueda de nuevos conocimientos y conceptos, nuevas formas de hacer las cosas, investigando y proponiendo. No creo que esta manera de adquirir experiencia y conocimientos exista en la mayoría de la mayoría de las formaciones que se ofertan actualmente, un valor añadido que Cáritas lleva tiempo impulsando, siempre con el objetivo de situar a la persona en el centro de todas las acciones”, agrega la docente.

El Programa de Empleo de la institución acogió el pasado año a un total de 1.340 personas, de las cuales 368 lograron la inserción laboral, lo que supone casi un 28%. Los Itinerarios Integrados de Inserción sociolaboral de Cáritas Diocesana de Tenerife tienen como finalidad proporcionar una serie de servicios que generen vías de acceso al mercado laboral, a través de la mejora de la empleabilidad de las personas participantes, acercándoles a un empleo estable y de calidad en el marco local.