Cáritas ofrece junto a la imagen de la Virgen de Candelaria una celebración para pedir a Dios la erradicación de la pobreza

Encuentro Patrona 4

Con ocasión de la visita de la imagen de la Virgen de Candelaria a Santa Cruz y La Laguna, ayer miércoles se celebró en la iglesia de la Concepción de Santa Cruz una Eucaristía ofrecida por el Día Internacional de la Erradicación de la Pobreza. Asimismo, se pidió la intercesión de la Virgen María por la labor de Cáritas y por los hermanos y hermanas que participan en los trabajos de la entidad. Tras la misa se celebró una vigilia de oración.

El delegado diocesano de Cáritas, Juan Pedro Rivero, fue el encargado de oficiar la celebración. “En este día de encuentro ante la imagen de la Virgen de Candelaria, mirémonos las manos… Queremos traer todo ese esfuerzo por hacer un mundo sin hambre, un mundo hecho mesa de la Eucaristía, mesa del Reino. Queremos sumar nuestros esfuerzos y ponerlos en las manos del Padre para seguir soñando y haciendo otro mundo donde desaparezca la pobreza, un mundo con sabor a hogar, esa casa común. Puede sonar pretencioso, pero nunca, nunca debemos dejar de soñar y trabajar por ello”, manifestó nuestro delegado, quien insistió en que este encuentro supone “una adecuada forma de manifestar un grito y testimonio comunitario de que Dios quiere un mundo con pobreza cero, y que nosotros, en el nombre de Jesús, lo intentamos construir”.

Cientos de personas, entre trabajadores y personas voluntarias de Cáritas y otras entidades sociales de la Iglesia se dieron cita en la parroquia santacrucera, demostrando el fervor que profesan por la Patrona de Tenerife. Esta, en su recorrido de estos días por Santa Cruz y La Laguna, también hará su particular reconocimiento al trabajo que desarrollan las organizaciones católicas, de igual modo que lo ha hecho con otros colectivos.

En el Día Internacional de la Erradicación de la Pobreza, desde Cáritas recordamos que de los 5.570 millones que habitamos el planeta, 1.150 millones vivimos en el norte, mientras que 4.620 millones viven en el sur, en países pobres, lo que supone el 25% de la población mundial. En términos numéricos, 1.442 millones de personas viven por debajo del umbral de la pobreza. Además, 1.000 millones son analfabetos y la misma cantidad de personas carece de agua potable.

También, 1.300 millones de personas sobreviven con menos de 1 dólar diario, de los cuales 110 millones habitan en América Latina, 970 millones en Asia y 200 millones en África. Anualmente se gastan 35.000 millones de dólares en recreación las empresas japonesas. 50.000 millones de dólares se gastan en cigarrillos y 105.000 millones en bebidas alcohólicas los europeos. En el mundo se gastan 400.000 millones de dólares en drogas estupefacientes y 780.000 millones son los gastos militares en el mundo. Bastarían 6.000 millones de dólares para garantizar la enseñanza básica. 9.000 millones para dar agua potable y saneamiento. 13.000 millones para ofrecer salud y nutrición básicas.