El Templo de San Agustín en La Orotava acoge la exposición “Encontrar para Encontrarnos” de Cáritas Española

Fotos expo La Palma1

El Templo de San Agustín de La Orotava acoge desde mañana y hasta el próximo 13 de marzo la exposición audiovisual “Encontrar para Encontrarnos” de Cáritas Española, una muestra sobre la movilidad humana que invita a vivir en primera persona la cultura del encuentro y a promoverla en nuestro día a día. La exposición se en­mar­ca den­tro de la cam­pa­ña in­ter­na­cio­nal ‘Com­par­tien­do el via­je’, promovida por el Papa Francisco. A tra­vés de fo­to­gra­fías, tex­tos, in­fo­gra­fías, au­dios y ví­deos, mues­tra la his­to­ria de va­rias per­so­nas que han lle­ga­do a Es­pa­ña des­de otros paí­ses, pro­fun­di­za en la reali­dad de la mo­vi­li­dad hu­ma­na for­zo­sa y mo­ti­va, en pa­la­bras del San­to Pa­dre, la “cul­tu­ra del en­cuen­tro”.

“Com­par­tir el via­je” con las per­so­nas mi­gran­tes su­po­ne asu­mir la pro­pues­ta del Papa Fran­cis­co de “aco­ger, pro­te­ger, pro­mo­ver e in­te­grar”. Ese es el ca­mino que en­la­za los tes­ti­mo­nios de los pro­ta­go­nis­tas de la ex­po­si­ción, que ha recorrido distintas provincias española y también estuvo en la parroquia de El Salvador de Santa Cruz de La Palma y en la Catedral de La Laguna. Desde la Delegación Diocesana de Migraciones y Cáritas Diocesana de Tenerife, reclamamos un modelo distinto, basado en el respeto de los derechos humanos de las personas en situación de movilidad forzosa y la apuesta por políticas de paz y el establecimiento de vías legales y seguras de acceso a nuestros países. Defendemos la acogida de las personas migrantes y refugiadas en nuestro país en el marco de un modelo humanitario basado en la protección, la promoción y la integración. Y llamamos a toda la ciudadanía a actuar con generosidad y amplitud de miras a los numerosos desafíos planteados por las migraciones contemporáneas.

Retos y oportunidades

En este sentido, urgimos a todos los Gobiernos de la Unión Europea a que asuman desde una óptica humanista los retos y las oportunidades que las migraciones plantean. Estamos ante un desafío global que trasciende las fronteras de Europa y que no puede ser objeto de transacción política ni de contiendas electorales teñidas de insolidaridad o intereses a corto plazo. La situación de vulnerabilidad de las personas migrantes y refugiadas afecta a la dignidad y a los derechos de todos y todas nosotras, por lo que es necesario activar una mirada amplia, que incida de raíz en las causas de las migraciones forzadas.

Por ello, desde la Delegación Diocesana de Migraciones y Cáritas Diocesana de Tenerife queremos transformar el reto de las migraciones en oportunidad. Para ello, declaramos nuestra determinación de conjugar y vivir estos cuatro verbos: acoger, proteger, promover e integrar. Acoger para impulsar una gestión ética de las fronteras y erradicar prácticas inhumanas, como las expulsiones sumarias. Proteger a las personas migrantes más vulnerables, como son los menores y mujeres víctimas de trata de personas y violencia, y los trabajadores sometidos a situaciones de explotación laboral. Promover una política de cooperación basada en el impulso de un desarrollo sostenible para todos los pueblos, y en la articulación de vías legales y seguras para que tanto personas migrantes como refugiadas vean preservada su seguridad. E integrar a las personas migrantes garantizando el pleno acceso a sus derechos humanos, sea cual sea su situación administrativa, y estimulando una convivencia intercultural basada en valores comunes pero abierta a la riqueza de la diversidad.